Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Crónica de una idea en el Naval Valley
#1
[Imagen: 32271994295_06b649e9bc_b.jpg]

Hace ya algún tiempo, cuando los celulares comenzaban a incorporar la tecnología bluetooth, empezaron también a proliferar las aplicaciones para los mismos. Así se podían encontrar utilidades de control de accesos y apertura de puertas y portales que iban asociadas a tarjetas receptoras que incorporaban esta tecnología.

Un poco más tarde, en 2007, el arquitecto de Londres Usman Haque fundó Pachube como una infraestructura de datos y comunidad para Internet de las Cosas. En julio de 2011, Pachube anunció que habían sido adquiridos por LogMeIn y renombrados a Cosm, que lanzó su desarrollo beta y fue renombrada como Xively para convertirse en una nube pública para el IoT en mayo de 2013. fuente: Wikipedia: https://en.wikipedia.org/wiki/Xively

De los inicios del internet de las cosas con la plataforma Pachube nacen los primeros pasos de esta idea del valle, o mejor dicho, Ría del Naval.

La gran facilidad para desarrollar prototipos que ofrecían aquellas placas Arduino, que nacieron en el año 2005 como un proyecto para estudiantes en el Instituto IVREA (Italia), y gracias a las cuales se había acercado la creación de electrónica de consumo al usuario, sirvieron para la conexión de los primeros objetos conectados.
Así surgió la idea inicial de poder realizar conexiones con una pequeña placa Arduino con su escudo Ethernet, de cada 10 segundos al servidor de Pachube para leer en un canal los datos que por otro lado eran escritos desde cualquier plataforma por el usuario. Así cuando el usuario ponía en el canal un 1, el dispositivo podía accionar un relé con controlador durante un segundo para accionar el portal.

La carrera del IoT (Internet of things) había comenzado.

La idea comienza a buscarse camino en aceleradoras, al igual que muchas otras startups.
Así se presenta a la primera edición de Galicia Open Future, con una idea más amplia llamada Atycodomo, información y control del hogar, un proyecto de domótica a nivel de usuario con el foco en la eficiencia energética: http://www.atycocene.com/atycodomo.html

Más adelante se presenta al reto IoT de Open Future, en el que curiosamente se proclama vencedor una idea de apertura de portales con el móvil.

Mientras tanto la idea sigue buscando colaboraciones en empresas privadas, públicas y mixtas.

Así la idea llama a la puerta de alguna empresa auxiliar del naval que prefiere seguir exprimiendo la gallina de los huevos de oro.
También se hacen intentos de financiación infructuosos con organismos estatales como el centro para el desarrollo tecnológico industrial.
Fracasan también los intentos de colaboración con algún centro tecnológico impulsado por la Universidad, pese a mantener reuniones con el mismo. Estos centros, en los que se patentan todos los años ideas, muchas de ellas surgidas de trabajos fin de grado, para posteriormente ofrecer mediante su oficina de trasferencia tecnológica al mejor postor, presumen de ser un punto de encuentro entre la Universidad y la empresa, y trabajan muchos investigadores del sector público.
Es por ello que deberían ser un centro de referencia al servicio de la empresa con fines de apoyo e impulso a la innovación, como así lo dejó expuesto algún cargo público. Pero la idea sigue esperando el apoyo.

Sigue la idea en esta ocasión caminando por la II edición de Galicia Open Future, pero evolucionando hacia un dispositivo discriminador horario inteligente que controla los enchufes Rf para que los electrodomésticos funcionen con la electricidad más económica.
En esta edición de la iniciativa de Telefónica y la Xunta de Galicia, aparecen más proyectos del IoT, alguno de ellos relacionado con la eficiencia energética.

Y luego ViaVigo, y...

Y siguen proliferando también las aceleradoras de startups, ahora públicas, privadas y mixtas.
Si cada vez más, y más...ya tantas como ideas, incluso alguna startup aceleradora.

Y siguen apareciendo ideas y más ideas, pisándose unas a las otras, copiándose unas si y otras también.
Porque yo lo había pensado antes, o porque no es lo mismo, o porque la mía tiene esto distinto de la tuya. Pero lo que falta es unión y no división. Lo que falta es integración, unión de proyectos con sinergias, y quizás menos aceleradoras y más vínculos entre las startups.

Mientras todas estas startups ensayan su Elevator pitch ante un espejo para poder optar a uno de esos puestos de entre las 3 mejores de 50 que pueden llevar una ridícula financiación, otras muchas están ya camino de presentarse a la enésima edición de la aceleradora que sigue promocionándose a costa de sus participantes.

Y allá en la otra orilla, nos siguen mandando los productos de alguna compañía, en la que algún día quiere convertirse mi idea, para que así dejemos de ser una economía basada en los servicios.

Pero en ocasiones las ideas tienen que llamar a una puerta para que así no se pise la propiedad intelectual. Esa puerta a la que las grandes tecnológicas están acostumbradas a entrar, y en la que está reservado el derecho de admisión. LA PATENTE

Mi idea: http://www.atycocene.com/energyatyco.html
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)